Escribe: Karina Huaraca, Coordinadora de Proyectos de Transparencia

Después de la ardua labor de la campaña Plan 32, que tuvo como momento final la entrega de más de 56 mil firmas ciudadanas al Congreso de la República y a la Presidencia del Consejo de Ministros, la Asociación Civil Transparencia inició en marzo la campaña “Democracia sin Corrupción”, ambas iniciativas impulsadas especialmente por nuestra Red Nacional de Voluntariado.

Desde Transparencia reafirmamos la importancia de que la ciudadanía no solo se informe sino que participe – a través de distintos canales – del debate sobre asuntos públicos de importancia nacional. En esta línea, “Democracia sin corrupción” tiene por objetivo impulsar espacios de diálogo descentralizados sobre la reforma electoral y promover canales de comunicación de la población con nuestras autoridades.

En el marco de esta campaña hemos organizado 12 foros descentralizados en distintas ciudades del país, espacios en los que hemos compartido propuestas y análisis sobre la Reforma Electoral. Estas actividades nos permite conocer muy de cerca las principales preocupaciones y propuestas de la ciudadanía sobre el tema. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Los actuales casos de corrupción que involucran a ex presidentes, gobernadores regionales y alcaldes, generan mucha preocupación, por ello se afirma la importancia de lograr una reforma orientada a impedir que personas involucradas en este tipo de investigaciones o procesos postulen a cargos de elección popular. Asimismo existe conciencia crítica respecto a la responsabilidad que tenemos como ciudadanía al momento de ejercer nuestro voto.
  • Para contar con líderes políticos más sólidos, las organizaciones políticas y el Ministerio de Educación deben realizar acciones de educación ciudadana, y de formación en liderazgo, ética e integridad y gestión de políticas públicas Estas acciones deben promoverse desde las escuelas hasta los mismos espacios políticos.
  • Existe una creciente demanda por conocer la forma en que las organizaciones políticas obtienen y gestionan sus recursos. Por ello, son necesarias las medidas que garanticen mayor transparencia en el financiamiento de los partidos políticos y las campañas electorales, a fin de evitar el dinero ilícito o el conflicto de intereses en la política. La prohibición de aportes anónimos, el establecimiento de topes a los fondos recaudados mediante actividades proselitistas, y la bancarización de los aportes son vistas como medidas importantes que ayudarían en este tema.
  • Se percibe una gran ausencia de los partidos y organizaciones políticas en épocas no electorales. La reforma debe ayudar a contribuir a que partidos y movimientos logren mejorar su presencia a nivel nacional.
  • El financiamiento público directo no es una medida popular, debido a la gran desconfianza que existe hacia los partidos políticos, por lo que se exige rigurosa fiscalización en la asignación y gasto de estos recursos.

Escuchar y dialogar con la ciudadanía es una práctica que debería ser valiosa para todo representante y funcionario público. En última instancia, el debate y aprobación de medidas de Reforma Electoral nos afectará a todos y todas.

Anuncios