Escribe: Maite Vizcarra
Fuente: La República

La tecnología digital amplía el ancho de banda de la democracia, no solo es una frase gráfica, sino que además da cuenta de una realidad innegable que nos indica que al contrario de lo que se piensa, hay más actividad política e interés ciudadano en los temas públicos gracias a lnternet y en particular a los espacios digitales como Twitter y Facebook. Internet “amplía el ancho de banda de la democracia”, pues es el lugar ideal para armar redes sociales, aglutinar adherentes y coordinar acciones concretas. No obstante, en los últimos tiempos ha devenido en un espacio que puede favorecer la viralización de mensajes no deseados debido a que su resonancia favorece no solo datos e información, sino también creencias, ideas, sentimientos: pudiendo “falsear” la realidad en base a lo subjetivo.

No es extraño, entonces, que gobiernos como los de Emmanuel Macron en Francia o Angela Merkel en Alemania hayan anunciado la aplicación de medidas tendentes a proteger el valor positivo de los espacios digitales en la construcción de una nueva democracia. Mientras que, en Latinoamérica, la sociedad civil de Brasil ha lanzado un manifiesto colectivo para promover el uso ético de la tecnología en los procesos electorales y en Perú la Asociación Civil Transparencia acaba de reactivar sus iniciativas en favor de una #DemocraciaEnRed, poniendo a disposición de todos los ciudadanos digitales –y en particular de los que desarrollan actividad política– sus #10Criterios para promover el activismo digital responsable en tiempo de fake news. Y es que, para mantener el efecto positivo de la tecnología digital en la participación democrática, hoy es necesario seguir ampliando el ancho de banda, pero además hay que concentrarse en hacer “doble clic” a lo que se consume, pues la evidencia internacional ha demostrado que los espacios digitales pueden favorecer la polarización, la construcción de narrativas ad hoc y finalmente el caos de opinión. A partir de hoy #10Criterios para mejorar el dialogo y evitar “falsos positivos” a nuestro activismo digita.

Anuncios