Una advertencia a los alcaldes y gobernadores que están pasando sobre los manuales de organización y funciones al designar a los funcionarios, lanza el secretario de Transparencia, Gerardo Távara. Explica que las implicancias pueden ser muy serias porque la población se merece los mejores funcionarios, los mejores equipos, cuya ética y capacidad sean a prueba de todo.

–No elegir a los funcionarios con los perfiles que mandan los manuales de organización y funciones de las instituciones públicas, ¿qué implicancias puede traer a los gobernadores y alcaldes?
-Puede tener consecuencias legales muy graves no solo para la autoridad que los designa o contrata. Contraloría General de la República ya ha llamado la atención sobre situaciones similares en varios Gobiernos regionales. Las consecuencias más graves pueden ser para la población, que es la que se ve afectada por una gestión deficiente. Yo creo que, a un mes y medio de haber asumido las funciones, los gobernadores regionales han tenido el tiempo suficiente para asentar sus equipos de trabajo. Lo que uno supone es que desde que se lanzan a la campaña electoral saben con qué equipos van a trabajar.

-Aquí, en Piura, se ha dicho que la gestión anterior ha dejado la valla muy alta en cuanto a requisitos para funcionarios. ¿Cree usted que una autoridad debe buscar lo mejor de lo mejor para que le apoyen en su gestión?
-La población de Piura, como la de todas las regiones del país, necesita que sus autoridades y que los funcionarios sean los mejores, no los mediocres, no los que pasan la prueba con once. Tenemos derecho a exigir que los gerentes regionales, que los funcionarios sean los más calificados, los más capacitados; además, aquellos que tengan una trayectoria limpia, ética impecable y una clarísima voluntad de servicio a la comunidad. No basta con el título profesional: se necesita honestidad a prueba de todo.

-El que tiene experiencia en gestión pública ha sido parte de alguna gestión. Cuando dicen no al continuismo, no a los reciclados y optan por gente nueva, se corre el riesgo de llevar a las instituciones gente que va a aprender.
-No es correcto que una autoridad ingrese y pretenda cambiar a todo el equipo y empezar de cero. Aquellos funcionarios que tienen trayectoria, experiencia y han demostrado capacidad para hacer bien las cosas, tienen que mantenerse. No se trata de cambiar a todos. Los países que han logrado que los Estados sean mejor percibidos por la población son aquellos que tienen un cuerpo de funcionarios públicos que ingresa a la carrera pública y ahí va descollando sus capacidades y se mantiene en ese nivel. Creo que hay que encontrar un equilibrio.

-¿Y qué hacer con los que ya ingresaron y no cumplen con los perfiles?
-Contraloría está haciendo llamados de atención, hay casos en los que han recomendado que cambien a ciertas personas porque no reúnen los requisitos para ese puesto. Las instituciones sociales, las universidades, los colegios profesionales, la sociedad civil tienen responsabilidad para elegir a sus autoridades.

-Contraloría puede recomendar y sancionar.
-Puede sancionar. No es que un gobernador regional puede hacer lo que quiera con los recursos, estaría muy equivocado alguien que piense eso. Hay varios exgobernadores en la cárcel.

-Contraloría ha inhabilitado a algunas personas para el ejercicio de la función pública, pero el Poder Judicial los habilita.
-Tenemos un problema muy fuerte que es la corrupción general. Necesitamos ir avanzando con el registro de sancionados por el Estado y hay que acudir a él. Hay que aprovechar a Servir, que ha ofrecido a los gobernadores un equipo de gerentes públicos que durante diez años ha sido formado. Transparencia ha puesto en marcha un observatorio de gobernadores regionales que da cuenta quiénes son y cómo están trabajando. Vamos a añadir la rotación en los cargos de los funcionarios.

.¿Qué piensa de la reconstrucción de Piura?
-Las transferencias de recursos al Gobierno Regional entre el 2017 y 2018 se han triplicado para obras de reconstrucción. El nivel de compromiso de gasto ha sido bastante alto, es el 80%, pero eso no se ha reflejado en la ejecución de las obras. Se ha comprometido el dinero, pero la obra pública no se ve. Nadie puede negar que la reconstrucción ha avanzado de manera lenta y en algunos casos con deficiencias. También es cierto que la reconstrucción es un proceso que no se puede hacer de la noche a la mañana, necesitamos mirar el inicio de una nueva gestión regional como una oportunidad para darle un reimpulso a la reconstrucción.

-Dinero hay.
-Se ha triplicado. En el primer mes del 2019 se transfirió mucho dinero para gobiernos regionales y municipales. Hay un tema con la capacidad para destinarlo, para contratar, pero, además, necesitamos mucha transparencia. Necesitamos que la ciudadanía vigile la inversión porque estamos en un país con altos niveles de corrupción, sino se pone el ojo muy atento en cada sol que se invierte vamos a lamentarlo. Con los veedores ciudadanos vamos a hacer un plan para ver cómo se ha avanzado con las escuelas. Vamos a poner mucho ojo en la reconstrucción de centros educativos, centros de salud y de los sistemas de saneamiento.

-Las empresas abandonan las obras. ¿Qué hacemos para evitar eso?
-El sistema de los arbitrajes también ha sido alcanzado por la corrupción. Hay que revisar el arbitraje. Se necesita hacer una triangulación entre las autoridades responsables de los dineros, las entidades que tienen la responsabilidad del control y a vigilancia ciudadana, los colegios profesionales, las universidades y los medios de comunicación y el sector privado. Solo así vamos a superar estos problemas.

 

Fuente y foto: Diario El Tiempo de Piura.

Anuncios